La vida no se subroga

Me pongo a leer el artículo de Mónica Oltra (@monicaoltra) en defensa de la gestación subrogada, todo estupendo, bien argumentado…hasta que empiezo a darme cuenta que defender la gestación subrogada altruista implica criminalizar a quienes ya hemos recurrido a la gestación subrogada para ser padres, y lo hemos hecho aportando una compensacion económica a nuestra gestante.

Una vez aprobada la gestación subrogada altruista en España, Mónica Oltra se atreve a decir lo que hay que hacer con los que acudan a otros países a ser padres y no lo hagan de forma altruista. Según Mónica Oltra: “no debe autorizarse la gestación por parte de otras mujeres de los bebés de aquellos que la pueden pagar fuera de los supuestos que apruebe el Estado. La consecuencia debería ser la retirada inmediata de la patria potestad en el momento vuelvan a nuestro territorio. Dicho de otro modo, regular en nuestro país la donación de la capacidad de gestar debe incluir la imposibilidad de hacerlo fuera de los supuestos o países autorizados por el Estado con las consecuencias descritas.”

Estoy en total desacuerdo con esta visión de la gestación subrogada. No os equivoquéis, yo estoy a favor de que se legalice la gestación subrogada en España, pero no con que se prohiba acudir a otros paises a realizarla y mucho menos que de hacerlo quieran retirar la patria potestad a los padres. ¿Qué harán con esos niños el Estado? ¿Darlos en adopción? 

Mónica Oltra también esboza un posible escenario de evaluación para los “candidatos” a padres, con evaluaciones médicas y psicosociales, similar al proceso de adopción: “…se evalúa también a la persona o personas receptoras en el mismo sentido, que exista esterilidad o infertilidad, que sean idóneas, que tengan un nivel socio-económico adecuado, etc. de la misma manera que se hace en los procesos de adopción.” Tengo que recordar a Mónica que yo no pude adoptar justamente porque en esas valoraciones médicas yo tenía un cáncer de mama con metástasis ósea (estadío 4). ¿Será también un motivo para no dejarme ser madre ya que podría fallecer pronto?

Me siento señalada y criminalizada, soy madre por gestación subrogada y he compensado a mi gestante, SI! Lo digo alto y claro, y estoy muy orgullosa de mi y de mi gestante. Ella, libremente aceptó gestar a mi hijo, ella vive en Tailandia, no se moría de hambre antes de decidir gestar a mi hijo (como pretenden que creamos los contrarios a esta técnica), no estuvo en ninguna granja de mujeres, y mantengo una relación excelente con ella, y ya han pasado casi 3 años desde que nació mi hijo.

Mónica Oltra, y todos aquellos que piensen como ella, están criminalizando y señalando a todas esas familias que se han iniciado en países como Tailandia, India, México, Ucrania, Georgia…ya no sólo “las vasijas” insultan a nuestras familias, ahora también aquellos que están a favor de la gestacion subrogada nos señalan como si fuéramos unos “exclavistas” de nuestras gestantes. 

Hasta ahora sólo teníamos que defendernos de los ataques de “no somos vasijas”, denunciando incluso los insultos y vejaciones ante el defensor del pueblo. A partir de ahora ¿Tendremos que defendernos también de los ataques de quienes están a favor de la gestacion subrogada?

Lo peor no es que me señalen a mí o a mi marido por haber recurrido a la gestación subrogada para ser padres y haber compensado a nuestra gestante, porque me siento muy orgullosa de ello. Lo peor es que se señale a mi hijo como un bien comprado. O que se insinue que sus padres no son dignos y no deberían tener la patria potestad. Mi hijo es y será siempre lo mejor de mi vida. Todo el camino seguido hasta que nació fue duro, nada fácil, ….pero sobre todo fue legal y ético. Él conoce sus orígenes, conoce a su gestante, y queremos que se sienta orgulloso de sus orígenes, de su gestante y de sus padres.

Legalizar la gestación subrogada en España no debe pasar por la criminalización ni la prohibición. Muchísimas familias acuden a paises como Ucrania para ser padres, compensan a sus gestantes y les facilitan una vida mejor. No exclavizan a su gestante, ella decide libremente. ¿Qué harán estas familias si la visión de Mónica Oltra se impone? Esconderse, renegar de los orígenes de su hijo, serán estigmatizados tal vez??


Fotografía: Nawarat, Anabel y Chencho

Ciudadanos presenta una ley de Gestación subrogada en el congreso 

Hace ya casi 15 días que Ciudadanos  presentó una ley de gestación subrogada para España, hasta septiembre o más allá no sabremos si el resto de grupos políticos la aceptarán o no.

Sin duda es una buena noticia saber que nuestros políticos, con independencia del signo político, quieren legalizar la gestación subrogada, dar normalidad por fin a una realidad cada vez más evidente, porque cada vez somos más familias quienes tenemos que recurrir a la gestación subrogada para ser padres. 

No sé cuántos apoyos recibirá la ley en el congreso, es difícil ser muy optimista porque la mayoría del resto de los grupos políticos ya se han pronunciado en contra (PSOE, Podemos y parte del PP), pero seguro que se generará debate, se expondrán puntos de vista, situaciones reales, y seguro que se desmitifica la gestación subrogada como sinónimo de explotación de la mujer.

En los últimos meses se ha generado una campaña contraria a la gestación subrogada promovida principalmente por grupos feministas, que abogan por la libertad de la mujer y por su no explotación. Gritan consignas facilonas y rimantes, hablan de venta y alquiler de úteros y de niños, con total impunidad insultan a los padres, las gestantes y a nuestros hijos, no miden las consecuencias, porque a ellas no les afectan. 

Les da igual denigrar a la mujer que gesta para otros, haciendo creer a los demás que no tiene capacidad de decisión, que está obligada a gestar para otro y que no es más que un codiciado útero.

Les da igual mentir y acusar a los padres por comprar un hijo. Nadie compra hijos, es verdad que los padres pagamos servicios médicos (medicación, embriólogos, ginecólogos, psicólogos, laboratorios, quirófano, tests PGD, Triple market,…), pagamos servicios legales (abogados de los padres y de las gestantes) y compensamos el esfuerzo de quienes nos ayuda: donantes de gametos y gestante. A todo esto también sumamos los costes de los viajes y estancias en el país donde nacerá nuestro hijo. Y estos costes los asumimos al igual que lo asumen los padres que acuden a realizar una inseminación artificial, una FIV, una ovodonación y/o adopción de embriones…y de la misma forma que otros muchos padres asumen los costes de las adopciones (pruebas de idoniedad, ECAIs, viajes y alojamiento al país donde adoptan,…)

Pero lo peor de todo es que les da igual estigmatizar a un niño diciéndole que le han comprado, que su madre no es quien es (para ellas es la gestante), que le han arrebatado de los brazos de su madre…generando así odio al diferente, odio que cala en la sociedad, hablan con una terminología incorrecta (vientre de alquiler) diciendo que la correcta son eufemismos (gestación por sustitución o gestación subrogada) y esto también cala en la sociedad.

Puedo entender que estas feministas no estén de acuerdo con la gestación subrogada, que no la compartan y que nunca fueran gestantes para otros. Pero no puedo entender que ellas que abogan por el respeto y los derechos de las mujeres, quieran decidir sobre quienes quieren gestar para otros y no quieren dejarlas actuar en libertad y con garantías legales para todos.

En España no tenemos ningún conflicto ético con la donación de esperma y óvulos, nadie piensa que los donantes venden a sus hijos biológicos por una pequeña compensación económica. Todos hemos comprendido que el hijo no es de los donantes, que renuncian a derechos y obligaciones sobre los hijos nacidos, sino de los padres que recurren a la donación. Algo similar ocurre con la gestación subrogada, quien gesta no tiene derechos ni obligaciones sobre el niño nacido, es hijo de los padres de intención desde el mismo momento en que quieren tener un hijo, antes incluso de que se creen los embriones.

En España nos costó unos cuantos años aceptar las técnicas de reproducción asistida, pero lo hicimos, y ahora nos ayuda a formar nuestras familias. También nos costó años aceptar que las mujeres solas o parejas de lesbianas pudieran optar a formar una familia, pero afortunadamente también crecimos como sociedad y lo aceptamos e integramos en nuestro día a día.

Nos pasó lo mismo con el divorcio y con la adopción, pero los españoles siempre hemos reaccionamos como una sociedad madura, entendiendo que ser diferente no es nada negativo ni peyorativo, la diferencia nos enriquece como sociedad.

Yo ya no sé si soy o no feminista, pero tengo claro que creo y abogo por el respeto y la libertad de elección y acción de todos, hombres y mujeres, sean solteros o casados, heteros o gays, …, creo en la declaración universal de los derechos humanos y en la necesidad de garantizarlos para todos, en especial el Artículo 16:

Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

La ciencia, a través de las técnicas de reproducción asistida (TRA), nos permite formar una familia cuando no podemos hacerlo de forma convencional, la gestación subrogada es una de estas TRA, reconocida por la OMS y también por la Ley de Reproducción humana española de 2015.

Legalizar la gestación subrogada es garantizar el derecho a todos los españoles a ser padres, es garantizar el derecho a decidir para muchas mujeres qué hacer con su cuerpo. Respetar y dar la libertad a quienes no piensan como nosotros es parte de la democracia.

Estoy segura que España reaccionará y muy pronto tendremos una ley de gestación subrogada en España. Pero hasta que llegue, como Familia Pingüi seguiremos dando la cara y exponiendo nuestra realidad, para que se conozca y con ese conocimiento pueda formarse una opinión objetiva acerca de la gestación subrogada.

No más #Surrofobia.¡Basta ya!

Esto es lo que muchos pensamos tras ser acosados una y otra vez a través de diferentes medios con ataques directos a nuestras familias, y ya no sólo lo pensamos, ya lo gritamos y denunciamos: Basta ya de acoso, basta ya de realizar acusaciones delictivas falsas, basta ya de tanta hipocresía.



Hace ya tiempo que se viene realizando una campaña por diferentes grupos contrarios a la gestación subrogada, y en los últimos meses se ha agravado de forma ostensible, con ataques desmedidos hacia quienes hemos recurrido a esta técnica para formar una familia, o quienes se muestran partidarios de ella. Así se nos acusa, entre otras cosas, de cosificar a las mujeres sin recursos, de aprovecharnos de mujeres, de delinquir y comprar niños, de alquilar vientres, etc.
Ya hemos denunciado múltiples veces el lenguaje peyorativo que emplean, un lenguaje ofensivo, discriminatorio y vejatorio para nuestras familias. Al punto de conseguir que a nuestros hijos se les empiece a señalar con calificativos nada edificantes como niños alquilados, comprados u otros vocablos igual de peyorativos.

Estos ataques sólo tienen un fin: amedrentar, infundir miedo, querer acallarnos para que no contemos la forma por la que hemos creado nuestra familia ni demos la cara, que nos sintamos delincuentes y sin escrúpulos, … nada más lejos de la realidad de nuestras familias.

Estos ataques no son nuevos, pero sí se han radicalizado aunando colectivos tan diversos como feministas, grupos de izquierdas, colectivos cercanos a la iglesia católica,… Un ejemplo claro que esta conducta no es nueva y lleva años fraguándose, es la enmienda que en mayo de 2015, y promovida por el PSOE, se presentó a la actual ley de reproducción asistida, con el objeto de prohibir la comunicación, ya fuera desde empresas o desde particulares, de experiencias sobre gestación subrogada. El matiz importante es el de “entre particulares”, lo que suponía que no pudiéramos ni tan siquiera contar a nuestros hijos su origen, ¿se puede ser más mezquino y ruin? (Podéis ver el detalle de la enmienda presentada en este enlace).

En estos 2 últimos años cada vez más familias dan la cara, dan un paso al frente y cuentan cómo han conseguido formar una familia gracias a la gestación subrogada o gestación por sustitución. Se sienten orgullosos de sus gestantes, mujeres nobles (sean de la nacionalidad que sean), que más allá de una mera compensación por las molestias ocasionadas durante y después del embarazo, nos ayudan a formar nuestras familias y pasan a formar parte de ellas.

En estos 2 últimos años es más fácil obtener información para acceder de forma informada a la gestación subrogada.
Esta libertad de información, libertad de expresar nuestra identidad de familia, parece molestar a diversos grupos a la cuál más radicales y contrarios entre sí. 

Se oponen de la misma forma que se opusieron otros grupos en el pasado a la existencia y reconocimiento de la homosexualidad, a los matrimonios igualitarios, al derecho a abortar, a la fecundación in vitro y a la ovodonación, etc. Y no me cabe duda que pasado el tiempo, la oposición a la gestación subrogada se verá de la misma forma: una visión cateta y desinformada de la técnica. No se trata de obligar a nadie a ser gestante, ni a acudir a la gestación subrogada, se trata de tener la libertad de hacerlo si se necesita para poder formar una familia y si se quiere. Se trata de poder expresar nuestra identidad de familia, nuestro amor, sin sentirnos acosados, sin que nuestros hijos puedan ser objeto de bullying.

Hoy, desde la más absoluta desfachatez y radicalismo, somos testigos de cómo diferentes grupos, todos ellos nazis en sus convicciones, intentan señalar a los niños nacidos por gestación subrogada proponiendo que se les estigmatice en el registro civil, identificando que han nacido por gestación subrogada, algo que nuestra legislación prohíbe realizar, justamente para evitar la segregación. Y lejos de conformarse con estas acciones lanzadas a través de las redes sociales, ahora crean una plataforma autodenominada “estatal” (con la intención de que parezca oficial) atacando con insultos y acusaciones delictivas a todo aquel que ha contado en sus redes sociales que está a favor de la gestación por sustitución. Incluso han solicitado la actuacion de oficio de la fiscalía para intentar impedir el derecho a la información en gestación subrogada (ver noticia).

Ante este panorama sólo nos queda una opción: DEFENDERNOS y LUCHAR.

Ya hace más de 1 mes, el pasado 27 de marzo, presentamos una denuncia ante el defensor del pueblo de la comunidad de Madrid, denunciado el uso de términos peyorativos para referirse a la técnica, a quienes hemos recurrido a ella y a nuestros hijos, denunciamos el bullying que ya empieza a sentirse en los colegios, denunciamos la comparativa despreciable que se hace de la gestación subrogada y la prostitución, los mensajes denigrantes que tenemos que soportar en Facebook, Twitter y afines, así como artículos, programas de televisión, etc. en los que el sensacionalismo es lo que vale, y con tal de impactar el rigor periodístico ya no importa.
Aún no hemos recibido respuesta a nuestra denuncia, no sé si llegará o no, no sé si se tomarán acciones al respecto, pero sí sé que este fin de semana en Madrid (del 6 al 7 de Mayo) estos grupos contrarios a la gestación subrogada van a intentar coaccionar a quienes libremente y de acuerdo a nuestra legislación, quieren informarse sobre la gestación subrogada en España. Quizá sea buen momento para que el defensor del pueblo actúe y facilite el derecho a la información.



Surrofair 2017-Gestación Subrogada: ¿hay libertad de información en España?

Leo estupefacta la noticia de que ante las coacciones y presiones de diferentes grupos contrarios a la gestación subrogada, el hotel Meliá de Avenida América de Madrid ha decidido no albergar la sede de Surrofair 2017 (6 y 7 de mayo). 

Surrofair es un evento donde informarse de las diferentes opciones para ser padres por gestación subrogada, donde se presentan clínicas, agencias y asesores nacionales e internacionales, con charlas informativas y dando la posibilidad de conocer en un único espacio a los principales representantes en lo que a gestación subrogada se refiere.

No es el primer año que se realiza Surrofair, pero sí es la primera vez que podría no realizarse debido a las presiones y coacciones de diferentes grupos extremistas y contrarios a la técnica de reproducción asistida.

http://ecodiario.eleconomista.es/sociedad/noticias/8308621/04/17/Denuncian-amenazas-a-un-hotel-que-iba-a-albergar-una-feria-de-gestacion-subrogada-en-Madrid.html

Estos colectivos amenazaron al citado hotel con realizar diferentes actos frente a sus puertas, al más puro estilo de los lamentablemente famosos ‘scratches’, con el único fin de intimidar a los organizadores del evento, profesionales y por supuesto a los asistentes, limitando así el acceso a la información, a la libertad de expresión y decisión.

Aunque la gestación subrogada es nula de pleno derecho si se realiza en España, no lo es si se hace en un país donde sí está permitida. Es una técnica de reproducción asistida reconocida por la OMS y por la Ley Española de Reproducción Asistida de 2006. 

En ningún caso se la referencia de forma peyorativa (vientre de alquiler…), nuestra legislación prohibe además que se fije la técnica empleada para el nacimiento de un hijo, como están exigiendo los grupos extremistas que amenazan a quienes desean informarse o dar información en gestación subrogada o por sustitución. Dado que de ser así, se estigmatizaría y señalaría a los niños y a sus padres, algo similar a lo que se hacía en la II Guerra Mundial con los judíos. ¿No es esta acción fascismo y alimentar el odio, el bulling, hacia las familias que hemos recurrido a esta técnica?

Si de verdad España es un país democrático, si tenemos un Estado de Derecho, esto no se puede tolerar. Nadie debe cortar la libertad de información, nadie debe señalar a nuestros hijos, hayan nacido gracias a cualquier técnica de reproducción asistida o no.

Si el hotel Meliá Avenida América cede ante estas presiones y no permite realizar Surrofair, nos estaremos dirigiendo hacia el fin de las libertades, hacia la alienación de la sociedad española.

Este es otro ataque más a nuestra familia y a nuestro derecho de Formar Familia. Es una forma más de generar odio hacia nuestros hijos y  los padres, coaccionando, utilizando lenguaje peyorativo, y exigiendo estigmatizar a nuestros hijos.

¡Basta ya!

No soy ni mejor ni peor, soy diferente!

Estos últimos días muchos hemos visto por Madrid, y seguro que el televisión y prensa también, el famoso autobús de Hazte Oir. 

La policía municipal lo ha paralizado, ya que posiblemente estarían incurriendo en un posible delito de odio, en este caso odio al diferente: “además de ser violenta y ofensiva, incumple las ordenanzas municipales y podría incitar al odio“. Hazte Oir, alega a su derecho de libertad de expresión para proseguir con su acción.

Me alegro que hayan parado esta iniciativa de Hazte Oir, porque sin duda incita al odio y pone una diana en todos aquellos que teniendo pene no son niños ni hombres, y que teniendo vulva no son niñas ni mujeres. 

Hazte Oir no quiere entender la complejidad del ser humano, prefiere imponer su criterio sesgado que no recoge la realidad de nuestra Sociedad. Afortunadamente se han quedado solos en su autobús, la sociedad española ha reaccionado a tiempo y les ha dado la espalda. 

Tal escándalo e impacto social se ha conseguido en tan sólo 2 días circulando por la ciudad de Madrid y afortunadamente las autoridades han actuado con rapidez. 


Esta situación nos ha hecho preguntarnos por qué no se actúa con igual contundencia cuando muchos nos critican incitando al odio, sólo por haber recurrido a la gestacion subrogada para ser padres. 

Nos preguntamos cuándo va a ser el momento en que una institución pública ponga freno a la agresión constante que las familias creadas por gestación subrogada recibimos de medios de comunicación y de miembros electos de diversos partidos políticos. 

Si la protección del menor y sus derechos son en este caso la palanca de actuación, no entendemos por qué nuestras familias deben soportar un lenguaje absolutamente osceno por su contenido e intención, indigno de ningún cargo político y peyorativo en grado sumo con los intervinientes en esta técnica de reproducción asistida reconocida por la OMS.
Nos gustaría que las autoridades también protegieran a nuestras familias del odio al  diferente, odio al que incitan ciertas publicaciones en television y prensa, procedentes de muy diversas fuentes, odio sobre los padres, las gestantes y los niños.

No soy ni mejor ni peor que nadie, soy diferente. 

Viva la diversidad!

Y si mi hijo pudiera conocer a su donante?

El pasado 23 de febrero hablamos, y mucho!, sobre el fin del anonimato en la donación de gametos.

Estuvimos con la Fundación FIV Madrid y con Masola, aportando nuestro punto de vista ante la posibilidad de que los/as donantes y nuestros hijos/as puedan un día llegar a conocerse, o bien, que nuestros hijos puedan conocer sus orígenes a través de los test genéticos, si es que sus padres no se los revelan antes.

Además de mi opinión como madre por gestacion subrogada, también expusieron su opinión:

  • Eva María Bernal, madre por donación de gametos y autora de Madres solas por elección, Mi maternidad asistida, y Ser madre por adopción de embriones.
  • Noemí Tovar, madre por adopción y autora de La mirada de Silvia Jie
  • Laura Puerto, madre por ovodonación y autora de Puerto, Plantando cara a la infertilidad.
  • Rosa Maestro, madre por adopción y donación de esperma, y autora de Cloe quiere ser mamá, Nora y Zoe dos mamás para un bebé, y Lucía y el cofre mágico.
  • Ana Senén, futura mamá por ovodonación
  • Virginia Ruiperez, autora de Fertilidad Natural, nos acompaño durante el evento

Antes de acudir al evento, lancé una encuesta en tiwtter para conocer vuestra opinión acerca de si se garantizaba el anonimato en la donación de gametos, y la gran mayoría dijisteis que el anonimato estaba garantizado, casi de forma rotunda.


Pero después de que las doctoras Elisabetta Ricciarelli y Giuliana Baccino, de FIV Madrid, nos contaran ‘como está el patio’, tengo que afirmar que no está garantizado el anonimato en la donación de gametos. 

No es que en España no se esté realizando un excelente trabajo y las clínicas y el Estado Español no guarden la máxima confidencialidad de los donantes, este no es el foco de atención, el foco hay que ponerlo en el fácil y económico acceso que hay hoy en día a los test genéticos, así como en la sociedad tan abierta y con tan poca intimidad en la que vivimos, muchas veces alentada por el uso de las Redes Sociales y el escaparatismo que hacemos de nuestras vidas. 

Por si no lo sabíais, por el módico precio de 80$ es posible hacerse un test genético y descubrir así cosas curiosas de nosotros mismos, como cuánto porcentaje tenemos de Neandertal o de Homo Sapiens…, o si somos portadores de una enfermedad, o…si compartimos alguna secuencia de ADN con otra persona, que puede o no vivir en el mismo país que nosotros.

Quienes ofertan estos test genéticos para descubrir los orígenes, disponen de bases de datos con los datos de otras personas que también se han hecho el test, y así van cruzando secuencias de ADN y encontrando nexos comunes entre ellos.

Puede parecernos extraño hacerse un test de ADN sólo por curiosidad, pero la realidad es que está súper de moda entre los jóvenes de Silycon Valley, y que se regala con mucha frecuencia en Australia, como quien regala al abuelo la heráldica de su apellido o el árbol genealógico.

¿Cuánto tiempo creeis que tardará en llegar esa moda a Europa o España? Recordad este mundo globalizado en el que vivimos, y echad un vistazo a estas empresas y sus páginas web, donde se facilita, a módico precio, los test de ADN directos al consumidor, además de descubrirte vínculos genéticos con otras personas:

No tengo ninguna duda de que algún día mi hijo se hará un test genético con la misma facilidad que hoy nos hacemos una analítica, y tampoco tengo duda de que encontrará a alguien con quien compartirá vínculo genético, aparte de su padre y familia conocida, puede que no se encuentre con su donante, pero sí con un hermano, primo o descendiente directo de ella.

Sé que va a ocurrir, aún no sé cuándo, pero sí tengo claro que mi hijo debe estar informado y conocer sus orígenes. 

La doctora Giuliana Baccino recomienda revelar a los niños sus orígenes desde el primer día, adecuando nuestro lenguaje a su madurez y desarrollo cognitivio, y como mínimo empezar a los 3 años, y siempre prestando todo el apoyo necesario a nuestro hijo en el camino hacia el descubrimiento de sus orígenes.

Para quienes duden en revelar los orígenes a sus hijos, sólo os hago una reflexión, poneros en el hipotético lugar de vuestro hijo el día que se hace un test de ADN y se redescubre, averigua de la forma más aséptica que su padre/madre biológica no es quien le han contado, que hubo otra persona que aportó su gameto para que él naciera. ¿No os sentiríais engañados?¿No os preguntaríais por qué se os ocultó?¿No pensaríais si hay algo que ocultar o de lo que avergonzarse?

Sentiros orgullosos de vosotros y de vuestros hijos, haber recurrido a la donación de gametos no nos hace menos padres/madres, nos hace SÚPER PADRES!!! porque fuimos capaces de derribar todas las barreras hasta conseguir ser padres y tener a nuestros hijos.

Si quieres contar sus orígenes a tus hijos, apóyate en cuentos que faciliten la revelación de orígenes, poco a poco iréis normalizando esta situación, y a más normalidad menos prejuicios!

Os recomiendo leer este artículo sobre la revelación de orígenes, y también el cuento “Esperando a Pingüi“, porque el pequeño Pingüi nace fruto del amor de sus padres y de una generosa pingüina que dona un huevito a sus papis.

¿Está garantizado el anonimato en la donación de gametos?

No nos planteamos la pregunda de si debemos revelar o no los orígenes a nuestros hijos nacidos gracias a la ovodonación, pues tanto profesionales como padres tenemos claro que el menor tiene derecho y debe conocer sus orígenes. 

Existe bibliografía al respecto que puede ayudar a padres y profesionales a revelar estos orígenes, como nuestro cuento “Esperando a Pingüi“, enfocado a revelar los orígenes a niños nacidos por Ovodonación y Gestación subrogada.

La pregunta que nos hacemos ahora va un paso más allá, hablamos del anonimato de la donación de gametos (óvulos, esperma, embriones) y su compatibilidad o no con los “test genéticos directos al consumidor”(DTC genetic testing).

Nuestra legislación sobre técnicas de reproducción asistida (Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción asistida) establece que la donación de gametos será anónima y deberán garantizarse la confidencialidad de los datos. 

En 2006, fecha de la ley española, los test genéticos no estaban accesibles al consumidor, pero hoy en día cada vez más personas acceden a los tests genéticos, y no sólo en España, sino en todo el mundo, donde sus datos quedan guardados en bases de datos de acceso público.

Con esta realidad,  ¿podrían conocerse donantes e hijos producto de sus donaciones?,¿realmente podemos decir que actualmente garantizamos el anonimato en la donación?, ¿qué debemos saber sobre los llamados “tests genéticos directos al consumidor” –DTC genetic testing-?

Masola y Fundación FIV han organizado un evento para intentar dar respuesta a esta pregunta. 

Se expondrán diferentes puntos de vista, profesionales médicos y también de madres que han conseguido serlo a través de la ovodonación, donación de esperma, la adopción y la gestación subrogada.

FormarFamila estará representada por Anabel Manchón, madre por Gestación Subrogada y ovodonación, que expondrá su punto de vista e implicaciones que esta situación podría tener para las familias creadas por Gestación Subrogada y ovodonación. También estará Rubén García, Director de Surrofamily, asesor especializado en Gestación Subrogada en Ucrania, Estados Unidos y Canadá.

¡Os esperamos! Aforo limitado.

Jueves 23 de febrero 2017, a las 18 horas, en Impact Hub Madrid (Calla de la Alameda, 22, Madrid).

Organiza Fundación FivMadrid y Masola (Madres sin pareja por Decisión Propia y Diversidad Familiar).

Inscripción gratuita en: consulta@fivmadrid.es o llamando al 915616616